Hemorroides

Las hemorroides se localizan en el interior del canal anal y son como almohadillas especiales muy vascularizadas. Consisten en una especie de bolsas de tejido submucoso grueso que contienen en su interior vasos sanguíneos, músculo liso y tejido elástico y conectivo.

Tienen siempre una localización constante en el ano. Si nos imaginamos el ano como si fuera un reloj, estarían situadas entre las 4-6h, las 7-9h y entre las 10-12h aprox.

Ésta es la situación anatómica normal y está presente en los niños, en el feto e incluso, en el embrión. Es decir, que nacemos con tres nódulos hemorroidales, dos ojos, una nariz, dos orejas…

En cuanto su función, parece ser que contribuyen, al cierre estanco del canal anal y también a que el ano se dilate sin rasgarse. Cuando estas almohadillas se descuelgan del interior del canal anal, aumentan de tamaño y dan síntomas, es cuando es necesario aplicar tratamiento médico.

Clasificación

La clasificación de las hemorroides es muy importante desde el punto de vista médico, ya que va a dictar el tratamiento que ofreceremos al paciente.

Hemorroides internas de primer grado

Cuando las hemorroides asoman por el canal anal pero, sin llegar a salir.

Hemorroides internas de segundo grado

Hemorroides que salen del ano al defecar, pero que vuelven a introducirse espontáneamente al acabar la defecación.

Hemorroides internas de tercer grado

Son aquellas que salen espontáneamente o al defecar y que se tienen que reintroducir manualmente.

Hemorroides internas de cuarto grado

Son aquellas que están afuera permanentemente y que no se pueden reintroducir manualmente.

Hemorroides externas

Son las vénulas dilatadas del plexo hemorroidal inferior y aparecen en las márgenes del ano. Tienen escasa repercusión clínica.

Síntomas

Sangre roja al finalizar la deposición en forma de goteo o chorrito y muchas veces el sangrado aparece sin relación alguna con la deposición llegando a calar la ropa en las situaciones mas inesperadas.

Aparición de bultos fuera del ano, que a veces se reducen espontáneamente y en otros casos se tienen que reintroducir manualmente, hasta que llega el momento de que están permanentemente fuera.

Malestar y sensación de evacuación incompleta.

Picor y escozor. El dolor intenso en el ano rara vez es producido por las hemorroides (salvo que se estrangulen o trombosen) y suele estar producido por otra causa, generalmente una fisura anal, por lo que es obligado explorar bien al paciente.

Diagnóstico

Además de una historia clínica adecuada, se debe hacer una exploración completa y con delicadeza en la consulta. Si se tiene experiencia, la exploración es completamente indolora. Consiste en una Inspección visual del ano (así descartaremos la existencia de lesiones que hagan que el resto de la exploración sea dolorosa, ej. una fisura). Tacto rectal y una Ano-Rectoscopia.

Este examen completo nos ayudará a ofrecer al paciente el tratamiento más adecuado para resolver su problema.

Tratamiento

Dependerá del Grado de Hemorroides que presente el paciente. En nuestro Instituto, además de los consejos para adecuar la dieta y regular el transito intestinal ofrecemos dos clases de tratamiento:

HEMORROIDES GRADO I Y II (RUBBER BANDING)

En estos casos no esta indicado ningún tipo de cirugía. Realizamos en la misma consulta y sin ningún tipo de anestesia (no es necesaria) una ligadura elástica de cada nódulo hemorroidal (Rubber banding). Consiste en colocar en la base de cada hemorroide una goma que la estrangula desapareciendo el nódulo en unas dos semanas.

HEMORROIDES GRADO III Y IV (CIRUGÍA LASER CO2)

Para resolverlas es necesaria siempre una intervención quirúrgica. Nosotros desde 1993, hemos operado con Láser de CO2 más de 1500 casos, realizando una extirpación completa de las hemorroides, con una estancia en el Hospital de menos de 24 h. y con unos resultados excelentes. La cirugía con Láser de CO2 es hoy día el tratamiento quirúrgico más avanzado que podemos ofrecer a los pacientes por las siguientes razones:
  • Erradicación completa de las hemorroides.
  • Mucho menos dolor postoperatorio (que es lo que aterroriza a los pacientes).
  • Heridas más pequeñas.
  • Mucha menos inflamación de la herida operatoria.
  • Menor tiempo de cicatrización.
  • Rápida vuelta a la vida normal y laboral.

 

DÓNDE ESTAMOS

Málaga Centro

C/Císter, 11 (1ª planta – derecha). 29015 · Málaga.

 


CONTÁCTANOS

Teléfonos

+34 952 609 426
+34 952 609 888

 


Síguenos